Un señor, Don Unai

A los sevillistas jamás se nos va a olvidar, por muchos años que pasen, la puñalada trapera y barriobajera, tan infame, que nos clavó por la espalda el mejor entrenador de la historia de nuestro Sevilla FC, Juande Ramos. El mejor entrenador de la historia y también el más ruin.

Ese doloroso precedente hace aún más grande el gran gesto de Unai Emery.

Unai+Emery

Porque es cierto que el Milan ¡el AC Milan, no el de equipo de las gomas de borrar! se ha interesado por los servicios de nuestro entrenador. E imagino yo que el AC Milan le habrá ofrecido a Unai algo más de la pasta que va a ganar en el Sevilla FC, ahora que ya ha plasmado en papel su renovación.

Demuestra el de Hondarribia que, a veces, para algunas personas, no es el dinero lo más importante y que hay otros valores y otros principios por encima de los euros. Es una alegría comprobar que Emery es de esos.

Me alegro mucho de que Emery siga siendo nuestro entrenador, el entrenador del Grande de Andalucía. Con nosotros ha alcanzado el punto más alto de su carrera de entrenador y no a la inversa, porque el Sevilla antes de Emery, afortunadamente para todos nosotros, ya se había coronado Campeón de la UEFA en dos ocasiones, si bien hay que reconocer que lo logrado en esta temporada ha sido muy grande, tal vez, por inesperado. Al menos yo no me lo esperaba.

Los entrenadores se renuevan ellos mismos, con sus resultados, con sus logros, alcanzando y superando, como es el caso, los objetivos marcados. Ya dije hace tiempo que Emery se había ganado a pulso su continuidad. No hay más que hablar. Y le deseo, como siempre le he deseado, que ocupe nuestro banquillo un porrón de años porque eso será señal de que las cosas nos van bien y si las cosas nos van bien yo, futbolísticamente hablando, soy feliz.

Le he dado caña a Emery, claro que sí. Sin piedad. De la misma manera que ahora alabo sus logros, le di caña cuando el equipo estaba último, cuando sumaba dos puntos de quince posibles o tres de dieciocho, cuando se tiró seis jornadas sin ganar a comienzos de la segunda vuelta, cuando llevaba más de un año sin ganar fuera de casa, cuando era eliminado en la Copa de forma lamentable por un segunda B (ahora ya en Liga Adelante, enhorabuena al Racing) cuando se empeñaba en jugar con un sistema que nos estaba aniquilando, cuando volvió, de manera inexplicable, al mismo sistema después de dar con la tecla y de enderezar el rumbo del equipo…

¿No le iba a dar caña, si lo estaba haciendo de pena?¿No le iba a dar caña, si no daba una a derechas?

Y ahora es de justicia ensalzar todo lo bueno que ha conseguido, que ha sido mucho y muy grande.

Por eso, mi sincera enhorabuena por su renovación. Sí que debo decir que no me gusta que se le hayan firmado dos años. Creo que es arriesgado y que hubiera sido mejor el uno más uno por objetivos. No es el caso. Sólo espero no tener que lamentarme de ese par de años que se le han firmado, que agote los años firmados y que renueve por muchos otros más.

Sea como sea, Unai es un tipo listo y lo ha demostrado. Y un señor de los pies a la cabeza…

No sé lo que se le habrá pasado por la cabeza al traidor de la mancha después de ver lo sencillo que es cumplir la palabra dada, respetar una escala de valores en la que el vértice más alto no está ocupado por el dinero, agradecer con lealtad lo mucho bueno que un club como el Sevilla FC le ha dado y, espero, le siga dando…

Y, por cierto, ¿pues no que, de repente, me ha venido a la mente ese croata llamado Iván Rakitic?

¿Por qué será…?


Este post está cerrado a los comentarios.