Empieza ¿y acaba? nuestro Mundial (5-1)

El ciclo glorioso de España a nivel de selecciones comenzó hace seis años, cuando un tipo que ya no está entre nosotros, de aspecto desaliñado, sin afeitar, despeinado casi siempre, decidió plantar cara a la mafia mediática de la prensa deportiva nacionalmadridista y nacionalmadrileñista y decidió, por sus santos cojones, que un tal Raúl González no formaría parte de su grupo.

No es necesario recordar la que le dieron al pobre Luis todos aquellos que, cuando Iker Casillas levantó aquella Copa de Europa en Viena, no tuvieron más remedio que bajarse al pilón. No es necesario recordarlo, pero me apetece hacerlo.

España ha sido grande, muy grande, mientras a la selección, con aquel Luis Aragonés abriendo el camino, empezaron a ir los mejores. Así se ganó no una, sino dos Eurocopas.

Y un Mundial.

¡Quién nos lo iba a decir!

del bosque

Tengo la sensación de que el ciclo glorioso, que comenzó con aquella bofetada histórica a la mafia mediática de Luis Aragonés, ha terminado, como no podía ser de otra manera, justo cuando el que lleva las riendas del equipo nacional (ante el que me descubro por lo que ha ganado) ha vuelto a bajarse los pantalones y a poner el culo y ha vuelto a llevar a gente que, ni por asomo, merece estar en un Mundial representando a España.

Repugnante de todo punto me pareció siempre que un pendenciero como Diego Costa, la antítesis de todo lo bueno que España ha representado en este mágico ciclo que hoy, me temo, ha concluido, vistiera la camiseta de España. Ridículo me pareció que un bluff, el  mayor bluff tal vez de la historia, como Fernando Torres volviera a ser convocado para una cita mundialista cuando hace cuatro años fuimos campeones  a pesar de él.

Inexplicable que gente como Llorente o Negredo estén en sus casas y que estos dos se encuentren en Brasil. Y de la ausencia de Jesús Navas mejor no decir nada, porque eso sí que me parece hasta lacerante.

La asquerosa prensa nacionalmadrileñista decidió y el señor Del Bosque, Marqués del Nabo, se bajó los pantalones y obedeció.

El resultado es el espantoso ridículo que hoy hemos sufrido ante Holanda.

No haré sangre de un grupo humano que tantos éxitos nos ha dado. Tampoco hemos de pretender que España pelee cada cuatro años la Copa del Mundo con opciones de ganarla. Pero la segunda mitad de hoy ha sido tan catastrófica que costará trabajo, será imposible creo, olvidarla.

Y, sí. Yo sé que en condiciones normales perder el primer partido de un Mundial no quiere decir nada. Así fuimos campeones hace cuatro años y cayendo ante la débil Suiza, no ante la vigente subcampeona mundial.

Pero este año no. No en este Mundial. Este año (y quiero equivocarme, claro que quiero) creo que el Mundial entero se jugaba en el primer choque. El cruce de octavos si eres segundo de grupo ante Brasil no te permitía ninguna otra opción. Pienso que Holanda hoy ha ganado mucho más que tres puntos. Creo que Holanda, hoy, se ha plantado en semifinales. Así lo pienso, así lo digo.Y claro que me puedo equivocar, porque yo no soy adivino ni tengo la bola de cristal, pero es lo que creo.

Y, por contra, creo que España ha perdido mucho más que un partido. Ha perdido toda opción de hacer algo importante en esta Copa del Mundo. Ni siquiera sé si pasaremos la fase de grupos y no lo digo ahora. Me gustaría saber buscar tuitis en el tiempo, pero no tengo ni idea de cómo hacerlo. El día del sorteo, en diciembre pasado, ya dije que tenía serias dudas de que pudiésemos pasar esta primera fase.

Pero ¿y qué más da? Cualquier otro año, ser segundos hubiera podido valer. Ahora no. No, porque ser segundos es pelear en octavos ante Brasil. Y, visto lo visto ayer, con el monumental mangazo arbitral de Brasil a Croacia ¿alguien piensa que existe alguna posibilidad de tumbar al anfitrión en octavos? ¿Alguien piensa que como está ese país, con la enorme cantidad de conflictos en las calles que se están produciendo, se va a permitir, encima, que eliminen a la canarinha?¿Somos conscientes de la que se podría formar entonces en las calles de todo el país brasilero, con el opio del fútbol agotado para los brasileños?

Me encantaría que dentro de un puñado de días nada de lo que aquí expongo sucediera. Ojalá España renaciera de las cenizas del ridículo en las que hoy nos hemos convertido y estuviésemos, imparables, en cuartos de final de nuevo.

Lo deseo con todas mis fuerzas.

Pero esta noche veo las cosas como las veo y como las veo las expongo.

Y del partido no diré apenas nada. Tan solo quiero destacar el gol de Van Persie que supuso el empate a uno.

van persie

Creo que estéticamente es uno de los goles más hermosos, más bellos, de más perfecta ejecución que he podido ver en toda mi vida. No me canso de verlo repetido una y otra vez. Es grandioso.

Fuimos grandes mientras a la selección fueron los mejores.

Ahora, hemos vuelto al yugo de la mafia periodística y pagamos las consecuencias.

Y otra cosa que no quiero que se me escape: no se puede ir a competir en la más importante cita futbolística del planeta con futbolistas que apenas han jugado en sus equipos durante la temporada ni con futbolistas que llevan semanas o meses lesionados.

No hay que darle más vueltas a la cosa.


Este post está cerrado a los comentarios.