Santiago Ortega, de la Cadena Ser : el Búho, los avestruces y el silencio de…

Vaya por delante que no es mi intención, ni mucho menos, volver a retomar el blog. Aprovecho para enviaros un saludo afectuoso a todos los que de una manera u otra me hacéis saber casi a diario que os gustaría volver a leer de forma asidua los posts del blog invisible.

Pero no.

Sencillamente he pensado que el señor Santiago Ortega merece que en algún sitio, aunque sea en uno solo y aunque el sitio sea un lugar que nadie lee, quede constancia de cuál ha sido el final de aquel archiconocido asunto del “Búho”, un blog repleto de atrocidades que hace ya más tiempo del que debiera asomó a internet, siempre con la cobardía del anonimato como seña de identidad.

Lo último que sucedió respecto a este asunto fue que un Juzgado de Instrucción de Sevilla condenó al señor Santiago Ortega por injuriar desde un blog supuestamente anónimo a un servidor.

También recordaréis que aquel procedimiento se inició, además de con mi querella, con la del entonces presidente del Sevilla y la de un consejero del gran club de Andalucía.

De todo esto tenéis pelos y señales en un post que publiqué en el pasado mes de febrero.

Sólo yo seguí adelante en la búsqueda de la Justicia.

Y esta, finalmente, ha llegado.

Ha llegado por medio de una sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla en la que se desestima el recurso en su día interpuesto por el señor Santiago Ortega, Jefe de Deportes de Radio Sevilla de la Cadena Ser, y en la que se confirma íntegramente la sentencia recurrida, la que dictó en su día el Juzgado de Instrucción número 17 de nuestra ciudad.

El fallo de la Audiencia hace saber, de igual manera, que contra la sentencia dictada no cabe recurso.

O sea, que sí. Que el señor Santiago Ortega creó un blog supuestamente anónimo y que desde ese cobarde y supuesto anonimato se dedicó a soltar todo tipo de barbaridades contra mi persona y que ya, y sin que quepan más recursos con los que estirar el chicle, el señor Ortega ha sido condenado por hacerlo.

El señor Ortega y “El Búho”.

Seguramente no habrás leído ni escuchado en ninguna parte (puede que en Twitter, donde sí lo expliqué hace unos días) nada de lo que aquí se cuenta.

Los avestruces esconden la cabeza bajo tierra, ya se sabe, y así tratan de eludir la realidad.

Ningún “periodista”, ninguno, ha considerado oportuno contar todo esto que ha sucedido. Ellos, los adalides de la verdad. Ellos, los encargados de contar a la opinión pública “lo que pasa”. Ellos, los que cuando la policía trincó con el carrito del helado al señor Ortega desvelando que era él el que se escondía tras “El Búho” miraron para otro lado argumentando que eso no era noticia y que, en todo caso, lo sería cuando hubiera una sentencia firme.

Ellos, los que piensan que aquello que ocultan jamás ha sucedido. Ellos, los profesionales, los notarios de la actualidad, los que siempre van por derecho. Dejadme que me ría.

Ellos, los que con su silencio gritan tantas cosas…

Ellos…

Me aburren. Me aburrieron. Y me aburren aquellos que conociendo, por ejemplo, esto que os cuento, siguen dándole a esta gente un ápice, un gramo de credibilidad.

No, señores. Las cosas que ustedes deciden no contar no por ello van a desaparecer. Todo esto del señor Santiago Ortega, el blog del Búho, su condena, todo esto, ha sucedido.

Pregunten al señor Santiago Ortega si ha sucedido o no.

Y, como ha sucedido, así lo cuento.

Para que si alguien dentro de unos meses, o de unos años se interese en internet por el señor Santiago Ortega, Jefe de Deportes de Radio Sevilla de la Cadena Ser, sepa lo que sucedió.

Aunque sea a través de un blog invisible que nadie lee…

Vuelvo a mi vida privada, la que felizmente retomé hace unos meses.

¡Sed felices!


Este post está cerrado a los comentarios.